comprar monopoly junior

Comprar Monopoly Junior

Cuando era un niño mi familia tenia la manía de coleccionar juegos de mesa de Monopoly de distintas temáticas.

Aun en la casa de mi padre puedes encontrar Monopolios de distintos idiomas, lugares y hasta de temas tan variados como puedas imaginar, más los que hayan sacado al mercado la gente de Hasbro.

En los últimos años, la fiebre por tener diferentes opciones del tablero para todos los gustos se ha salido un poco de control, con Monopolys de Pixar, Star Wars, Nintendo, Spider-man y más. Es que no acabaríamos más de nombrarlos.

Ahora es un poco más complejo poder coleccionarlos a todos, ya que se hace casi imposible encontrarlos y poder comprarlos, debido a que surge uno nuevo todo el tiempo en todas partes del mundo.

Eso no quita que no siga disfrutando de una partida de este emocionante juego de mesa. Pero como tengo un hijo pequeño, no todas las versiones son adecuadas para él. A menos que hablamos de Monopoly Junior.

Cuando recibí una versión como regalo por parte de un familiar me hice algunas preguntas, y espero poder contestarlas aquí por si tú también te las haces. Más precisamente son estas:

  • ¿Monopoly Junior es divertido para mi hijo?
  • ¿Le ayudara a aprender nociones sobre matemática y el dinero?
  • ¿Es otra forma de sacarle el dinero a los padres?

Ahora vamos a averiguarlo cuando nos adentremos en esta review en español.

Análisis de Monopoly Junior

Monopoly Junior no es muy diferente a la versión clásica que seguro ya conoces. La única diferencia es que está adaptado a las capacidades cognitivas de los niños.

Según los propios creadores, se recomienda su uso para edades que van desde los 5 hasta los 8 años.

Las diferencias que encontramos son estas:

  1. En lugar de tener propiedades, el tablero es un parque de diversiones. Con atracciones como las de la montaña rusa (que es la más costosa).
  2. El chico no tiene que construir casas y cobrar renta a otros jugadores, sino que construir casillas de boletos para las atracciones y cobrar por estos.
  3. El jugador no tiene que intercambiar las propiedades hasta conseguir un conjunto de ellas. En su lugar, existen cartas que le quitan las propiedades a otros jugadores.
  4. Otro cambio importante es la falta de una cárcel, que es reemplazada por un autobús que te lleva al café.
  5. Por último, el salario que obtenemos cada vez que damos una vuelta completa no es de €200 sino de €2. Así los más pequeño no deben complicarse haciendo cuentas con números grandes.

De esta forma los niños, al igual que mi hijo, pudo aprender rápidamente las reglas y relacionar conceptos gracias a lo familiar del parque de diversiones.

juego de mesa monopoly para niños

¿Es divertido?

Para los niños de cualquier edad si no puede ganar en un juego no es divertido, al menos deben hacerlo alguna vez.

Pasa con el ajedrez o cualquier otro tipo de juego de mesa en donde a veces me dejo perder para que tengan su momento de diversión.

Por suerte con Monopoly Junior, esta versión es más un juego de chances.

Las decisiones estrategias no son muchas, más que por ejemplo decir quitarle a otro jugador su casilla de boletos o utilizar el dinero para construir una nueva atracción como un show de magia o de marionetas.

Por tanto, la mayor parte del tiempo es tirar los dedos, movernos y hacer lo que nos dicen las reglas. Lo que se traduce en que todo el mundo tiene oportunidad de ganar.

Incluso, cuando estar por perder, esto ocurre de manera bastante rápida. Esto es muy diferente a lo que vemos en su versión clásica, donde sabemos que lo inevitable se aproxima y no podemos hacer mucho más.

En resumidas cuentas, para mi hijo es uno de sus juegos favoritos hasta el momento.

¿Es educativo?

Si vamos al caso, no es que Monopoly Junior haya sido diseñado exclusivamente para ser un juego educativo. Lo que no quita que le ofrezca la posibilidad a los padres para enseñar a sus hijos un poco de matemática en el proceso.

Un ejemplo de esto lo vemos cuando caemos en la atracción de nuestro hijo, donde tenemos que pagar por el boleto para montarnos en ella. Esta es una oportunidad para que nos entregue cambio por ejemplo.

Lamentablemente, no es tan fácil cuado solo tenemos billetes de €1, €2, €3, €4 y €5, por lo que es muy difícil encontrar la situación para que eso suceda.

De todas formas, podemos hacer lo siguiente si queremos enseñarlos algo mientras juega:

  • Pagar apropósito demás y pedirles el cambio. Luego debemos explicarle como funciona todo el asunto, pero hasta la fecha a mi hijo le ha encantado este desafío. Eso si, cuidado porque luego él hará lo mismo contigo arrojándote una pila de billetes que deberás contar. No digas que no te advertí.
  • El juego especifica que hay que comenzar la partida con una variedad de billetes particular hasta llegar a un total de €31. En su lugar, puedes entregar 3 de €5, 5 de €2 y 6 de €1. Con esto obtenemos los mimos €31 pero sin los billetes de €3 y €4.

Por último, si un jugador tienen todas las atracciones de un conjunto, los precios ahora valen el doble. Esta es una valiosa oportunidad para enseñarle las tablas de multiplicación, o al menos como hacerlo por 2.

Asegúrate de preguntarle cuanto le debes al caer en sus casillas, alentándolo para que piense por si mismo todos estos conceptos.

Conclusión

Monopoly Junior es un gran juego para niños de las edades recomendadas. Siendo más complejos que otras opciones que encontramos en el mercado, que hace que tampoco nosotros nos aburramos como adultos.

Por otro lado, tu hijo también tiene muchas posibilidades de ganar al igual que los grandes, y eso es bueno para todos.

No es que haya sido creado específicamente para educar, pero como padres podemos aprovechar todas las oportunidades para enseñarles sobre dinero y matemáticas. Sumas y restas, al igual que multiplicación, de forma básica se ven en todo momento durante una partida.

Si estás buscando un juego de mesa para divertirte con tus hijos es una buena opción. Si solo quieres algo educativo entonces quizás no sea la mejor, pero al menos la posibilidad esta.

 

 

Deja un comentario