Comprar monopoly de juego de tronos

Comprar Monopoly Juego de Tronos

Ahora ya que la serie ha terminado, seguro estés con un poco de abstinencia de Juego de Tronos. Aquí es donde entra un juego de mesa como lo es Monopoly Game of Thrones creado por Hasbro ambientando en esta icónica serie de televisión y de su libros.

Se trata de un nuevo relanzamiento de este juego para compartir en familia o con amigos que ya todos conocerán, pero con un diseño basado en la obra de George R.R. Martin. Donde también hay algunas mecánicas nuevas que nos acercan más a este mundo.

Entre ellas contamos con la posibilidad de comprar y vender propiedades icónicas y construir en ellas, fichas de personajes de la serie de TV y un diseño gráfico acorde a este mundo de fantasía del que todos nos hemos enamorado.

Aquí no solo podrás comprar el juego, sino que también informarte acerca de él. Veremos lo bueno, lo malo y como es su jugabilidad para que no te sorprenda un Dragón en plena partida.

Análisis de Monopoly de Game of Thrones

Si eres un fan de la serie o libros, o estás considerando comprar uno para alguien que si lo es, entonces hacerte con uno es una decisión sencilla.

Las reglas son las estándares que encontramos en la versión común y corriente, con algunos leves cambios. Aun cuando elegimos ser de la casa de los Lannister o de los Tully.

La adaptación es muy buena, en el hecho de que podemos comprar propiedades icónicas y puntos de interés que nos han hecho emocionar. Pero si echamos de menos que no hayan pintado hasta el último píxel del juego de mesa con cosas relacionadas con Juegos de Tronos.

Es que aunque tengamos un mini trono de hierro (que funciona como lugar para colocar las tarjetas, siendo una inclusión inteligente) este está realizado de plástico en lugar de metal fundido. Claro que aumentaría el costo del producto, pero creo que sería algo que la gente estaría dispuesto a pagar.

Pero es una de las pocas cosas que encontramos negativas de esta adaptación.

Comprar Monopoly de juegos de tronos

Lo bueno

Hasbro tiene una marca tan reconocido que es difícil encontrar a alguien que no este dispuesto a asociarse con ellos para lanzar un producto tematizado. Siempre han sabido darle su toque distintivo de calidad, y con el Juego de Tronos no es la excepción.

Desde la moneda (dragones dorados y ciervos de plata) hasta las fichas de jugador (piezas moldeadas con los símbolos de las casas: el ciervo de los Baratheons, el león de los Lannisters y el dragón de los Taygardens por ejemplo), pasando por las cartas que también estas inspiradas en todos los posibles aspectos de esta serie.

En algunas versiones, en el centro del tablero, hay una recreación del Trono de Hierro donde van colocadas las cartas. Donde también encontramos un altavoz y un botón, que al hacer clic suena la canción que todos recordamos.

Lo malo

Uno de los aspectos negativos de esta adaptación es que si no somos fans de esta serie el juego no nos aportara nada nuevo, lo cual le quita un poco de brillo a todo el encanto. Aunque si ya conocemos las reglas, el hecho de no saber nada acerca de los personajes no nos impide disfrutarlo.

Las reglas son prácticamente las mismas, con la diferencia de que nos perdemos ese extra del que todo buen fanático de Juego de Tronos se siente orgulloso.

Incluso algunos conocedores de todo el lore podrían sentirse decepcionados con algunos detalles: las casillas de estacionamiento gratuito, ir a la cárcel y visitar/cárcel conservan los mismos diseños de la versión clásica.

Lo cual es extraño, ya que no hubiera sido muy difícil adaptarlo. Con lo rico que es el mundo de Game of Throne y todas las posibilidades que ofrece, a la hora de tomarse un descanso o ir a un lugar alejado a cumplir la penitencia hay demasiadas opciones como para dejarlo de esta forma.

Otro punto negativo es el ya antes mencionado del trono, que no se encuentra en todas las versiones pero que es una verdadera lastima. Quizás podría existir otra versión deluxe o definitiva con un Trono de Hierro robusto, aunque a decir verdad lo tendríamos de adorno y no en la caja para cuando deseemos jugar.

Por último, es necesario destacar que el juego se encuentra en ingles, y eso puede ser una gran contra para aquel que no sepa bien el idioma. Pero no son tantas las cosas que hay que leer ya que las reglas son las mismas. Habrá que poner en la balanza si esto es algo que te impedirá disfrutar de tu juego y serie favoritos en un mismo lugar.

Monopolio de Game of thrones

Jugabilidad

Monopoly de Juego de Tronos es tan divertido de jugar como lo es la versión clásica, aunque es más visceral cuando se trata de comprar propiedades o pagar la renta cuando caemos en la casilla de otro jugador.

Eso si, agrega un extra de diversión si eres de esas personas que recuerdan cada capitulo de la serie. Caer en una propiedad con el nombre de un lugar de la serie y que tu mente viaje inmediatamente a las situaciones que ocurrieron allí es difícil de explicar.

Por otro lado, el juego se desenvuelve muy rápido obligándote a comprar propiedades que quieras o no, ya que si no lo haces estarán disponibles para otros jugadores de forma inmediata.

Lo cual se debe a que al inicio del juego se les da demasiado dinero a los jugadores, haciendo que sea muy sencillo comprar todas las propiedades una vez que caemos en ellas.

Esta versión además te anima a negociar y el dinero cambia de manos rápidamente cuando comienza a agotarse, incluso cuando no es nuestro turno de hacerlo.

Conclusión

Como sugerencias, te recomendamos que disminuyas al menos hasta la mitad la cantidad de dinero que se entrega en un principio. Porque si un jugador tiene suerte podría hacerse con la mayoría de propiedades en una sola vuelta, obteniendo toda la ventaja desde el principio.

Si empezamos con menos dinero el juego se hará más largo y entretenido, animándonos a hacer pensar mejor las estrategias y administrar de forma inteligente nuestros recursos.

Como consejo final, si haces clic en el botón de la canción todo el tiempo acabaras hartándote de ella, mejor esperar a que alguien saque una carta para añadirle dramatismo al asunto.

 

Deja un comentario